Nikki Haley ya abandonó su carrera en las primarias republicanas y dejó el camino libre a Trump |  Elecciones estadounidenses

Nikki Haley ya abandonó su carrera en las primarias republicanas y dejó el camino libre a Trump | Elecciones estadounidenses

La candidata Nikki Haley, última rival en la nominación republicana junto al expresidente Donald Trump, tiene la tarea de anunciar a los miles de personas que se retirarán de la carrera hacia la Casa Blanca. El anuncio, realizado por los principales países occidentales, llegó horas después de la celebración de los Superhammers, diarios en 15 estados que votaron en sus primarias, y se salvó con la victoria que asestó a Trump en 14 de ellos. Como existen algunos obstáculos en este viaje, el expresidente ya tiene libre acceso para presentarse a las elecciones de noviembre frente a un viejo conocido en el bando demócrata: Joe Biden.

Está previsto que la candidata ofrezca su discurso de retirada a las 10.00 horas, hora de la Costa Este de Estados Unidos (16.00 horas, hora peninsular española). Será en Charleston, la elegante ciudad que fue apreciada como cuartel general para su campaña.

Haley fue la única mujer entre los 14 aspirantes que comenzaron sus carreras en el Partido Conservador. Trae sus credenciales como gobernadora de Carolina del Sur (2011-2017) y como embajadora de Estados Unidos ante la ONU, cargando las designadas por Trump cuando ella estaba en la Casa Blanca.

Usted llamó la atención al lanzar su candidatura con una crítica a los avances de quienes finalmente serán dos candidatos para las elecciones de noviembre de ambos partidos, Biden, de 81 años, y Trump, de 77, para quienes han dado muestras de capacidad cognitiva. Después de eso, dirigió su mensaje para atraer a los votantes republicanos moderados e indecisos, aquellos que tenían una razón poderosa, dijo, por temor a una regresión del magnate republicano a la época de la primera potencia mundial cuatro años después. Otros de sus ataques se centraron en el “trato irrespetuoso” de Trump a los veteranos de guerra (incluido el marido de Haley) y la idea de que su presidencia traerá caos e inestabilidad a Estados Unidos. También hablé de venderse como el único capaz de derrotar a Biden en noviembre.

Donald Trump, en su residencia de Mar-a-Lago la noche electoral de Supermarts. Marco Bello (REUTERS)

Pese a todo ello, no se esperaba que en las últimas semanas se hubiera mostrado más agresiva con su contraataque, el servicio frente a un Trump que le dio el trato de desprecio e insultos que él estaba acostumbrado a dispensar. a sus enemigos (la llamada “cabeza de” chorlito”) y que luego demostró más fuerza que nunca. Haley, que perdió por 20 puntos en un lugar tan significativo como Carolina del Sur, estado que gobernó con importantes índices de popularidad, tuvo que cumplir con un par de testimonios de victoria: ganó el fin de semana que pasó en el Distrito de Columbia. (lo dice en la muy democrática ciudad de Washington) y en Vermont, donde fue la gran sorpresa (y la única emoción) de los Supermartes. Es un estado pequeño, que trae sólo 17 de los 2.429 delegados a la Convención Nacional Republicana, que se celebrará en Milwaukee, Wisconsin, en julio. En el momento de su retirada, Haley había acumulado 89 delegados, frente a los 995 de su rival.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

suscribir

Los porcentajes registrados en lugares con grandes aperturas como Carolina del Sur (40%) o New Hampshire (42%) podrían ser indicativos de los problemas que enfrentará Trump en noviembre, cuando tendrá que votar por más que los republicanos. Sirvieron también para aclarar la enorme fractura en el partido, dividido entre la minoría de conservadores tradicionales, al estilo de Ronald Reagan, con su optimismo y su fe en las instituciones, en los mercados y en el papel de una primera potencia como él, la política del mundo, y el alcalde que sigue constantemente al magnate y su pesimismo islamista y el nacionalismo populista del movimiento MAGA, acrónimo Hacer que Estados Unidos vuelva a ser grande (le damos la grandeza a Estados Unidos). Si alguien vio que esas ideas permanecían en los márgenes, las situó, nuevos años después de la irrupción de su líder en la escena política estatal, en el centro de una formación de partido por la mitad.

Donantes poderosos

El aspirante continuó hasta el final con la ayuda de donantes conservadores que se resistían a ver al nuevo Trump en la Casa Blanca. En vista de que Haley no apoyará la campaña del magnate, la retirada del candidato plantea dos preguntas: ¿votará a sus seguidores del expresidente, dará su apoyo a Biden o se abstendrá en noviembre? El segundo enigma es más urgente: ¿dónde estará todo este dinero para su apoyo? En ese momento, algunos de los donantes más famosos, como Charles Koch, ya abandonado, se dieron cuenta de que la última parte de su viaje estaba cerca. Y la campaña de Trump ya ha comenzado a maniobrar en los últimos días para atraer a sus arcos algunas de esas generosas donaciones, mientras los defensores de la alternativa de un tercer partido para escapar del atolón de una repetición del duelo Trump-Biden han dado la idea de que Haley quiera enarbolar esa bandera.

Por tanto, es poco probable que esta opción sea la posibilidad de que ella decida completar la fórmula republicana como vicepresidenta, opción que ha sido descartada públicamente. Cuando se les preguntó qué ganó el tipo con tanto tiempo, aparte de la renuncia de su principal rival en segundo lugar, Ron DeSantis, quien trazó la línea en negro, en el caucus de Iowa, los analistas respondieron que Haley estaba aprobando que los fuegos de la atención nacional. Su objetivo es construir una candidatura sólida para las elecciones de 2028. Cuatro años han sido, más que nunca, una eternidad en la política europea. Entonces esa será otra historia.

Sigue toda la información sobre las elecciones en Estados Unidos nuestro boletín semanal.

Regístrate para seguir leyendo

lee sin limites

_