¿Por qué se convocarán elecciones en Irán?  |  Internacional

¿Por qué se convocarán elecciones en Irán? | Internacional

Irán volverá a las urnas el 1 de marzo. Como cada año, las autoridades organizan una nueva elección legislativa ante el creciente apoyo de los ciudadanos. Tenemos poca fe en algunos cómics que no ofrecen una alternativa real. Tan pronto como la coincidencia con la renovación de la Asamblea de Expertos, un cónclave que durante su mandato de dos años probablemente elija un nuevo líder supremo (el actual, el Ayatolá Alí Jameneí, tiene 84 años), constituye un incentivo para revertir la abstención que socavó el aplastamiento del movimiento reformista desde 2009.

Esto sucedió antes y después en la República Islámica. Muchos iraníes consideran fraudulenta la reelección del presidente Mahmud Ahmadineyad por delante de un candidato, Hosein Musaví, mucho más popular entre los jóvenes. Pero el freno a las aspiraciones reformistas de las generaciones que no experimentaron la revolución de 1979 comenzó varios años antes. Fue durante el gobierno de Mohamed Jatamí que pequeños gestos de apertura neutralizaron el verdadero poder iraní: la alianza entre el líder supremo y los militares de la Guardia Revolucionaria.

Durante las casi tres décadas que han acogido las distintas elecciones iraníes (presidenciales, legislativas, municipales) ha asistido a una progresiva desilusión de los ciudadanos ante un proceso que no sólo ignora sus deseos de cambio, sino que ya no ofrece opciones. El sistema debe limitar cualquier posibilidad que no se adapte a los parámetros del poder a través de una serie de instituciones paralelas como el Consejo de Guardianes, que tiene poder de veto sobre los candidatos y también sobre las leyes que eventualmente controlan el Parlamento (Majles). Así, su “democracia islámica” siguió siendo un simple cadáver vacío de contenido.

No se trata sólo de si entre los requisitos exigidos a los aspirantes a diputados figura ser musulmán practicante (excepto los cinco pasos reservados a las minorías religiosas) o apoyar a la República Islámica. El tribunal que constituye los 12 juristas del Consejo de Guardianes (el cuerpo de figuras religiosas, designado por el líder supremo) decide de manera discrecional sobre la idoneidad ideológica y moral.

Tomemos como ejemplo a Teherán. La provincia que acoge la capital iraní, una conurbación de 15 millones de habitantes, tiene 30 ciudadanos. Los portavoces oficiales se llenaron la boca al anunciar que presentarán casi 3.900 candidatos, tres veces más en 2020. Pero esta sobreabundancia de nombres contribuye en gran medida a ofrecer alternativas verdosas. La mayoría de los aspirantes a reformistas y moderados han sido veteranos. De hecho, el ex presidente Hasan Rohaní, poco receloso del antisistema aunque menos dogmático que los actuales gobernantes, no pudo formar una lista completa con los miembros aprobados de su grupo político (non hay verdaderos partidos en Irán). Si bien el Frente Reformista se sumó a una vena de organizaciones reformistas, no quiso oponerse y denunció que la convocatoria “no es nada competitiva, ni libre, ni justa”.

Los ultras, que han controlado el Parlamento en las últimas décadas y han ocupado 232 escaños (de un total de 290) en la cámara principal, no quieren arriesgarse a perder una brizna de poder. Sin embargo, las protestas que han tenido éxito en los últimos años han revelado el descontento de una parte considerable de la población, incluidas mujeres, jóvenes, trabajadores precarios o desposeídos. Si estás en la Asamblea de Expertos, un feudo natural más conservador por su carácter religioso, todos te aconsejamos. El Consejo de Guardianes visitó a Rohaní quien aspiraba a restablecerse. Y el actual presidente iraní, el ultraconservador Ebrahim Raisí, evitó comparecer en Teherán y optó por un pequeño distrito rural en el que se convirtió en el único candidato entre la retirada de un posible rival y el recorte del resto.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

suscribir

¿Por qué entonces se convocan elecciones? ¿Por qué mantener la simulación? Los gobernantes de la República Islámica continúan buscando la legitimidad del voto como resultado de la naturaleza dual, republicana y teocrática, de su régimen. Pero el proyecto político, que en 1979 era una nueva propuesta frente a la tiranía del Sha, se transformó 45 años después en otra forma de despotismo. Así lo entienden los iraníes. Sólo el 30% de los electores potenciales tiene intención de votar, según datos del Ministerio del Interior. Si lo confirmas, será el peor desenlace de tu historia.

Sigue toda la información internacional en FacebookXo en nuestro boletín semanal.

Regístrate para seguir leyendo

lee sin limites

_