Suecia ingresa a la OTAN y completa la reposición de la Alianza en medio de la agresión rusa |  Internacional

Suecia ingresa a la OTAN y completa la reposición de la Alianza en medio de la agresión rusa | Internacional

Suecia se ha convertido en el miembro número 32 de la OTAN en la forma oficial en que juega en Washington. Durante una ceremonia en el Departamento de Estado, el primer ministro estadounidense, Ulf Kristersson, y el secretario de Estado, Antony Blinken, ratificaron al país escandinavo en el Tratado del Atlántico Norte, dos años después de que la invasión rusa de Ucrania desencadenara un profundo cambio en las posiciones de seguridad nacional de Estocolmo que le permitió abandonar dos símbolos de neutralidad militar.

“En verdad, hoy es un día histórico. “Ustedes son parte de la OTAN”, subrayaba Kristersson, al presentar la documentación formal al secretario de Estado. Por otro lado, Blinken la saludó y dijo: “Ahora hemos fortalecido el escudo (de la Alianza) contra la agresión. Reunamos a más personas para protegernos, para que juntos podamos centrarnos en el trabajo real, mejorar las vidas de nuestra gente”. La adhesión formal se completó pocas horas después de que Hungría, el último miembro que tuvo una buena admisión, presentara sus documentos de ratificación.

Tanto el presidente de los EE UU, Joe Biden, como el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, emitieron solemnes palabras con el motivo de su adhesión. Con la entrada de Suecia, la OTAN “y la seguridad transatlántica son más fuertes que nunca”; “Nuestros valores democráticos y nuestra voluntad de luchar por ellos es lo que hace de la OTAN la mejor alianza de la historia”, dijo Biden en un comunicado. Stoltenberg se expresó en términos similares: “Es un día histórico. Suecia ocupará ahora su lugar correspondiente en la mesa de la OTAN […] y la OTAN será más fuerte, Suecia será más segura y la Alianza será más segura”.

Suecia, designada jefa de la diplomacia estadounidense, aportará a la organización “capacidades únicas en los mares Ártico y Báltico”. Obviamente, contribuirás con más del 2% de tu PIB a la defensa y seguirás el camino para todos los miembros de la OTAN”. “La razón por la que Suecia encarna y promueve los valores fundamentales que son la razón de ser de OTAN: democracia, libertad, Estado de derecho”, añadió.

Kristersson será una de las invitadas de honor de la primera dama, Jill Biden, esta noche en el discurso sobre el Estado de la Unión que presentará el presidente Joe Biden ante las dos cámaras del Congreso. El discurso representa el acto más solemne del calendario político estatal y, este año, marca el inicio de la campaña electoral que verá al jefe de Estado reunirse con el republicano Donald Trump por el liderazgo del país.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

suscribir

Alto simbolismo

La ceremonia de estos jóvenes tiene un significado particularmente simbólico en Washington. Como resultado, Trump amenaza saltándose el principio fundamental de alianza, defensa colectiva y dejar que Moscú tiene “el que diablos le da la gana”, como dije en febrero pasado, con los países miembros que ya no lo invitan. 2% del PIB en gas militar. Tus palabras han parecido el malestar en el resto de mis países. Biden, por el contrario, ha hecho de su compromiso con la organización, durante décadas, el gran pilar de las relaciones transatlánticas.

Para Suecia, que desde hace dos siglos opta por la neutralidad en los conflictos internacionales, el paso supone un giro de 180 grados en su política exterior y de defensa, impensable, dado en apenas tres años. La agresión de Rusia en Ucrania la llevó a concluir que la garantía de defensa común de la organización, el principio de que si un miembro es atacado, los demás están obligados a escuchar su ayuda, representa su mejor activo para estar protegida de posibles actos hostiles por parte de Moscú. “Debemos afrontar el mundo tal como es, como lo disfrutaríamos”, declaró Kristersson después de que Hungría ratificara la admisión de Suecia la semana pasada.

“La situación de seguridad en nuestra región no había sido tan grave desde la Segunda Guerra Mundial. Rusia seguirá una grave amenaza a la seguridad euroatlántica en el futuro previsible. Antes de esto, Sue se unió a la Alianza, para ganar seguridad, pero también para traer seguridad”, declaró Kristersson durante la ceremonia de estos juegos en el Departamento de Estado.

Para la OTAN, la entrada de Suecia, sumada a la reciente entrada de Finlandia, que se produjo en abril del año pasado, supone su mayor expansión a partir del acceso de los países de Europa del Este, en un área clave. Los integrantes de Los dos flamantes comparten una frontera de 1.340 kilómetros con Rusia; y, con ellos, la Alianza debe estar presente en todo el mar Báltico, a excepción del enclave ruso de Kaliningrado entre los Estados bálticos y Polonia. La actual bandera será izada en la sede de la OTAN en Bruselas en una ceremonia el próximo lunes.

Los Estados miembros de Estonia y Helsinki rechazan la capacidad de la Alianza para ayudar a sus miembros bálticos —Estonia, Letonia y Lituania— por mar, lo que los hace muy vulnerables a un hipotético ataque. Suecia, puerta de entrada al Báltico y enlace entre este mar y el océano Atlántico, aportará a la organización una moderna flota de submarinos y Gripen, el equipo autóctono de fabricación de aviones. La isla de Gottland es estratégica para llegar a los tres estados bálticos.

El consumo del accesorio de Suecia supone un duro golpe para Moscú, que recibió la adopción de “medidas militares políticas y técnicas” que no especificó como respuesta a la medida de Estocolmo. La semana pasada, el Ministro de Asuntos Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, afirmó que “las muchas décadas de buenos tiempos ya son años” porque a partir de ahora los tropos “se reservan el derecho de hacer lo que han hecho en Suecia, visitar cualquier instalación y crear tus propias creaciones”.

Aunque el país solicitó la entrada a la OTAN en 2022, meses después de que su Ministerio de Defensa hubiera pedido la entrada, su membresía se unió a Finlandia un año después. Turquía y Hungría, dos gobiernos que mantienen relaciones cordiales con Rusia, fueron los últimos en dar los buenos días unánimes que exigen los países miembros de la Alianza para aceptar un nuevo miembro.

Turquía cedió el mes pasado, días antes de que Washington acordara la venta de aviones F-16 a ese país. Budapest tiene luz verde hace dos semanas con la visita de Kristersson, en la que ambos países pidieron atención al Ministro del Aire de su país en Hungría.

Sigue toda la información internacional en FacebookXo en nuestro boletín semanal.

Regístrate para seguir leyendo

lee sin limites

_